Homenaje a la montaña

Tuvimos el privilegio de organizar un evento muy especial, lleno de emoción y romanticismo, para conmemorar dos fechas históricas en el mundo del montañismo. Nos unimos en un ciclo de charlas y la proyección del cautivador documental “Everest 1953-1983: La Montaña Imaginaria”, para celebrar los 70 años del primer ascenso al Everest y los 40 años de la primera expedición chilena a esta majestuosa montaña.

Fue un encuentro que nos permitió sumergirnos en las experiencias y conocimientos de dos verdaderos iconos del montañismo chileno: Gastón Oyarzún y Claudio Lucero.

 

 

En ese ambiente íntimo y apasionado, estos destacados montañistas compartieron con nosotros sus vivencias y desafíos en la búsqueda de la cumbre más alta del mundo. Ambos fueron parte de esa histórica expedición que hace cuatro décadas se atrevió a desafiar los límites de la montaña.

Gastón Oyarzún, quien siempre ha sido una fuente de inspiración para todos los amantes de la montaña en nuestro país, lideró numerosas expediciones y fundó la Escuela Nacional de Montaña. Mientras que Claudio Lucero, fue parte de la expedición que logró el primer ascenso chileno al monte más alto del mundo en 1992.

La gira comenzó en la capital y luego se fue desplazando hacia el sur del país, pasando por Temuco, Concepción y Puerto Varas. Fueron instancias donde las comunidades del montañismo chileno se juntaron para conmemorar la grandeza no solo del Everest, sino de la montaña en su totalidad a través de historias, anécdotas y recuerdos.

 

 

El documental “Everest 1953-1983: La Montaña Imaginaria”, dirigido por el documentalista Philippe Boisier, nos sumergió en un mundo de imágenes cautivadoras y relatos inspiradores. A través de esta obra audiovisual, pudimos revivir la esencia de aquellos valientes montañistas que desafiaron las alturas y superaron sus propios límites, alimentando así nuestra pasión por estos guardianes, además de evidenciar lo diferente que era hacer excursiones a la montaña en comparación con la actualidad.

Este ciclo de charlas y la exhibición del documental, reafirmaron nuestro compromiso inquebrantable con el montañismo y la profunda conexión que sentimos con la naturaleza. En cada palabra, en cada mirada y en cada abrazo compartido, se reflejó el amor que nos une a la montaña y a todos aquellos que comparten nuestra pasión.

Concluye así esta travesía emocionante, pero el espíritu de la montaña sigue vivo en cada uno de nosotros, en cada aventurero que anhela conquistar cumbres y descubrir nuevos horizontes. En Lippi Outdoor, seguiremos impulsando proyectos que alimenten esa pasión, manteniendo encendida la llama del montañismo en nuestros corazones y en los de todos aquellos que les apasiona la montaña.

 

Relacionado
Carro de compras
Cerrar
Back
Account
Close
Powered by Pinflag